Parlasur: crear Comisión de Verdad y Justicia sobre la Guerra de la Triple Alianza

EA|

La propuesta de resolución por la cual se crea la “Comisión de Verdad y Justicia en el Parlasur en relación a la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870). fue presentada en la comisión de Derechos Humanos del Parlasur por el parlamentario paraguayo Ricardo Canese y los presentes en la reunión confirmaron que tratarán y apoyarán la iniciativa en la próxima reunión del equipo parlamentario.

Así lo hicieron los argentinos Gastón Harispe, presidente de la Comisipon, y su compatriota María Luisa Storani. La siguiente reunión será en la primera quincena de diciembre.Harispe, al referirse a la propuesta, indicó que quedó “sin palabras”, al escuchar el fundamento y aseguró que es estricta justicia el tratamiento y aprobación del documento, haciendo mención, además, que en la Argentina recuerdan la Guerra de la Triple Alianza como un “momento trágico” en su historia. “Creo que es un buen momento; me emociona pensar que en el futuro pudiéramos pensar en una comisión así y que sea útil para la democracia de la región”, acotó.16 DE AGOSTO | Un día de vergüenza para Argentina, Uruguay y Brasil

Fundamentos

En relación a los fundamentos de la presentación, Canese recuerda que este 2020 se cumple un siglo y miedo de finalizada “la más sangrienta guerra que ha asolado a América del Sur, la denominada Guerra de la Triple Alianza (1864 – 1870), y que, hasta ahora, no se ha creado ningún tipo de Comisión de Verdad y Justicia, para todos los delitos de lesa humanidad involucrados en la misma, que no prescriben, pese al tiempo transcurrido”.

Del mismo modo, considera que la citada guerra significó el genocidio del 90% de la población masculina adulta en condiciones de trabajar del Paraguay, así como de numerosos niños, mujeres y ancianos paraguayos, y también la esclavitud y el saqueo impune de todo el país, lo que nunca fue debidamente analizado en función a la verdad y la justicia por el Parlasur, pese a la evidencia de gravísimos delitos de lesa humanidad, incluso masivos asesinatos de indefensos niños y enfermos;

Plantea, asimismo, que también se “debe encontrar la verdad en el caso de los pueblos de los otros países, donde se asesinó y reprimió a quienes se oponían a la Guerra, como el caso del Uruguay, cuyo pueblo fue la primera víctima del conflicto, o a quienes no querían ser enrolados en la misma, como es bien conocido el caso de varias provincias de la Argentina y, también, en cuanto al Brasil, donde se forzó a los esclavos a alistarse como “carne de cañón”, bajo amenaza de muerte y con la promesa de ser liberados de la esclavitud al término de la Guerra».

La batalla por las camisetas | Tiempo Argentino | Tiempo ArgentinoPara fundar la pertinencia de la propuesta recordó la existencia de comisiones parecidas creadas ante heridas más recientes para la humanidad, tales como el apartheid en Sudáfrica o el Holocausto y los masivos asesinatos de nazi-fascismo, durante la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945) que dieron lugar a Comisiones de Verdad y Justicia, o a Tribunales Especiales, como los de Núremberg, buscando el esclarecimiento, lo que ayudó a la integración y pacificación de los pueblos involucrados.

En la parte resolutiva del proyecto se indica: Artículo 1°. Encomiéndese a la Comisión de Derechos Humanos del Parlasur constituir una Comisión Especial de Verdad y Justicia, en relación a la Guerra de la Triple Alianza (1864 – 1870), con el fin de indagar la verdad de los hechos ocurridos y buscar una justicia que repare los daños y perjuicios que sufrieron los pueblos de las repúblicas de Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil durante tal Guerra, que fue el peor conflicto armado de la región.

Bolivia regresa al ALBA, a la CELAC y a la UNASUR

La Cancillería de Bolivia informó en un comunicado la decisión gubernamental de reintegrarse a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), a los cuales renunció el gobierno golpista el año pasado.

El texto reconoce: «La decisión asumida por el gobierno de transición de suspender la participación de Bolivia en los mencionados espacios de integración, respondió a intereses meramente políticos, que poco tienen que ver con la vocación integradora del pueblo boliviano. Los instrumentos constitutivos de estos procesos de integración regional y subregional fueron aprobados con rango de ley, tal como lo establece la Constitución Política del Estado. Por tanto, los derechos y obligaciones de Bolivia, derivados de estos instrumentos se mantuvieron inalterables durante los últimos años».

El documento cita el Artículo 265 de la Constitución del país, para resaltar el compromiso con la integración latinoamericana como única vía para hacer frente a la crisis sanitaria, económica y ambiental que atraviesa actualmente nuestra región.

En el ALBA, alianza fundada en 2004, Bolivia fue uno de los principales socios junto a Nicaragua y otras islas caribeñas, mientras que en la CELAC no asumió la presidencia pro tempore, por la ocurrencia del golpe de Estado.

Naciones de AL y el Caribe analizan crear frente común anticorrupción

La Jornada|

Las naciones de América Latina y el Caribe analizan la creación de un frente común para el combate a la corrupción desde lo nacional hasta lo regional. La creación de este esfuerzo conjunto la presentó México esta mañana en el seno de la Cuarta Reunión de ministras, ministros y altas autoridades de Prevención y Lucha contra la Corrupción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Al abrir las discusiones, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, quien representa a México en la presidencia pro tempore de la Celac, señaló que la lucha contra la corrupción es un “tema crucial” para América Latina y el Caribe.Destacó que contra ese fenómeno, las naciones de la región deben ser capaces de fijar sus propios objetivos, los avances que cada país tiene y cómo identificar los próximos pasos en el combate a este flagelo.

En el caso de México, dijo, “la corrupción que ha sido identificada por nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, como el adversario principal de nuestro país, como la causa primordial que explica muchos de los problemas más serios de México y, por lo tanto, tiene ésta, la lucha contra la corrupción, la más alta jerarquía”.

Correspondió a la titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Salndoval Ballesteros, encabezar los trabajos de la reunión desde donde llamó a los países de América Latina y el Caribe a crear un frente común de combate a esta problemática.

Ante las ministras y los ministros de la región en materia de lucha contra la corrupción, la funcionaria mexicana indicó que ésta arrebata oportunidades de desarrollo, genera desigualdad, erosiona democracias y merma la confianza en las instituciones.

Por ello, convocó a caminar hacia el retorno de lo público, alejándose de las perspectivas que los llevaron al gerencialismo, la deuda y la privatización.

Este flagelo, subrayó, no puede seguir siendo visto como un asunto cultural o como un tema estrictamente administrativo, sino que se trata de un fenómeno institucional y político “que requiere de soluciones estructurales. Se alimenta de abuso de poder, la impunidad y la falta de voz ciudadana en asuntos públicos”.

Por ello, destacó la importancia de consolidar frente común latinoamericano y caribeño que tenga como misión erradicar la corrupción.

“Sabemos que la unión hace la fuerza y que con la acción regional podremos combatir de forma contundente este mal que, junto con el dispendio y la frivolidad gubernamental, ha flagelado a nuestros pueblos y ha frenado el desarrollo de nuestras economías”, planteó.

Bolivia: la política exterior entreguista de un gobierno de facto

 

Nicolás Retamar|

El 12 de noviembre de 2019, tras el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales, la vicepresidenta segunda del Senado Jeanine Áñez fue proclamada presidenta de Bolivia. Para manejar los hilos de la política exterior la presidenta de facto convocó a la abogada y académica Karen Longaric, quien asumió funciones el 14 de noviembre.

A pesar de haberse planteado como un “gobierno de transición”, Áñez y Longaric se dedicaron en pocos meses a desarticular el rol que había obtenido Bolivia a nivel internacional y, sobre todo, la importancia que había adquirido a partir de la presidencia de Evo Morales que condujo una política exterior soberana junto a David Choquehuanca primero, Fernando Huanacuni Mamani después y Diego Pary en el final.Crisis diplomática con México y España genera polémica en Bolivia

Karen Longaric plasmó, en un documento que se conocería al final del mandato, su visión sobre lo que había sido la política internacional de Evo Morales. “La política exterior estuvo subordinada a intereses políticos internos, no así al interés nacional… lo que llevó a cierto aislamiento internacional, situándonos al lado de los países propulsores del Socialismo del Siglo XXI y sus foros internacionales”.

Luego, Longaric describió en primera persona su tarea en el gobierno de facto: “Entendí que una transición democrática no significaba mantener el statu quo y ser simplemente una gestora de la continuación de una política exterior errada y errática. Por el contrario, en el proceso de transición hacia la democracia plena, era imperativo impulsar cambios y reformas tangibles que transformen a la Cancillería para que trabaje por los intereses de Bolivia; por ello, reposicioné al país en el seno de las naciones democráticas e impulsé la institucionalización y renovación de los cuadros diplomáticos”.

La canciller destacó que el primer pilar fundamental de su gestión fue la “desideologización” de la política exterior con su acercamiento a Estados Unidos, la Unión Europea, el Grupo de Lima y Prosur.

Ahora bien, a pesar de que la intención declarativa de la ministra de Relaciones Exteriores de facto era “desideologizar” la cancillería, cabe preguntarse porqué se alejó de algunos países al punto de cortar las relaciones institucionales. Al día siguiente de asumir funciones, Longaric anunció la ruptura de relaciones con Venezuela bajo el argumento que había personas de origen venezolano “involucrados en asuntos internos del Estado”, al punto tal de detener a casi una docena de personas y acusarlas de sedición.

Además, anunció la salida de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y sostuvo que ya analizaban la salida de la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR), cuyo proceso de denuncia comenzó formalmente el 13 de diciembre de 2019.

Con la llegada de Evo Morales y Álvaro García Linera a México más el asilo que brindó la embajada mexicana en Bolivia a funcionarios perseguidos por el gobierno de facto, Longaric atacó el accionar diplomático de México: “Le expresé nuestro malestar a la embajadora y también el malestar del pueblo boliviano. La actitud de México de permitir que Evo Morales haga pronunciamientos desafiantes, amenazadores, en fin, todo eso genera mucha indignación en la ciudadanía”.

Cuba también fue una de las primeras víctimas en la reconducción de las relaciones internacionales. A raíz de la estigmatización, el hostigamiento y la persecución del gobierno de facto, 725 cubanos y cubanas que cooperaban principalmente en materia de salud debieron salir del país de un día para el otro. Al igual que en el caso de las personas venezolanas detenidas, el ministro de gobierno de facto Arturo Murillo anunciaba la detención de cuatro médicos cubanos que poseían armas y dinero.

Al mismo tiempo que anunciaba esta serie de medidas drásticas, Longaric cesaba de su cargo al 80% de los embajadores que habían sido designados por el gobierno de Evo Morales. “Vamos a estrechar relaciones con todos aquellos países que estuvieron alejados de Bolivia”, dijo en declaraciones a la prensa. Estrechar relaciones con esos países significó “fortalecer” las relaciones con Chile tras el conflicto suscitado por la salida al mar entre ambos países, cuestión que se dirimió con una derrota para Bolivia en los tribunales de La Haya.

En tres días de gestión la canciller desarmó un andamiaje que había costado años construir y empezó a armar uno nuevo hecho a medida del gobierno de facto.

El 27 de noviembre, Longaric nombró como Embajador Extraordinario en Misión Especial ante el Gobierno de Estados Unidos a Bolivia nombra embajador en Estados Unidos después de 11 años | CONNECTASWalter Óscar Serrate Cuéllar. En septiembre 2008, el gobierno de Evo Morales había expulsado al embajador Philip Goldberg tras acusarlo de separatista y rompió relaciones diplomáticas con EE.UU. en medio de un intento de golpe de Estado llevado a cabo desde del departamento de Santa Cruz.

El 28 del mismo mes, la canciller anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Israel que se habían cortado en 2009 tras una ofensiva del ejército israelí en diciembre de 2008 en la franja de Gaza. Evo Morales la había tildado de “terrorista”. Las relaciones formales con Israel se restablecieron el 3 de febrero de 2020.

Dos hechos marcaron el pulso en los primeros días de diciembre de 2019. Jeanine Áñez convocó al expresidente Jorge “Tuto” Quiroga -opositor al gobierno de Evo Morales- para ser “delegado ante la comunidad internacional”. Su misión sería “explicar la violación de los derechos humanos que los bolivianos hemos vivido recientemente”, dijo la presidenta de facto en conferencia de prensa.

Quiroga, por su parte, sostuvo que “una larga noche tiránica de casi 14 años ha llegado a su fin. Evo Morales intentó hacer un fraude. El informe final de la Organización de los Estados Americanos (OEA) mostrará al mundo el vergonzoso intento de robarse las elecciones que quiso hacerse en el país”.

El 5 de diciembre, dos días más tarde de la designación de “Tuto” Quiroga, Longaric participó de la 55° cumbre del Mercosur realizada en Brasil.  De la reunión participaron Mario Abdo Benítez, Mauricio Macri, Lucía Topolansky y Jair Bolsonaro. Allí, el gobierno de facto recibió el apoyo de Argentina, Brasil y Paraguay.

Uruguay, a través del entonces canciller Rodolfo Nin Novoa, afirmó que Evo Morales “fue obligado a renunciar a su cargo, provocando un quiebre institucional que representa una ruptura del orden democrático en los términos establecidos en el artículo 3 del ‘Protocolo de Ushuaia’ sobre compromiso democrático en el Mercosur, Bolivia y Chile”.

Bolivia nombra embajador en Estados Unidos después de 11 años | CONNECTASPara cerrar el año, el gobierno de facto continuó tensando las relaciones con México. El 23 de diciembre, Longaric anunció que Bolivia no participaría del inicio de la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)) que asumió México por “desconocer las atribuciones de la presidencia Pro Témpore que ocupa Bolivia en CELAC durante el 2019, quebrantando la institucionalidad y unidad latinoamericana y caribeña”.

A su vez, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador expresó “profunda preocupación por la presencia excesiva de personal de servicios de inteligencia y de seguridad bolivianos que vigilan tanto la Residencia como la Embajada de México ante el Estado Plurinacional de Bolivia, desde el pasado 11 de noviembre”.

En simultáneo, Karen Longaric anunció la adhesión de Bolivia al Grupo de Lima. “El Grupo de Lima es un grupo ad hoc que fue creado para coadyuvar con el pueblo venezolano el cometido de recuperar las instituciones democráticas y el estado de derecho, además de velar porque se respeten los derechos humanos en Venezuela tan ultrajados y violentados.

Bolivia, en esa ideología de respeto a los derechos humanos y de respeto al estado de derecho de los pueblos, se ha plegado a este grupo para trabajar en consecuencia por esos objetivos”.

Días más tarde, a través del subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, México pidió una reunión urgente para resolver el conflicto ya que el asedio a las oficinas diplomáticas mexicanas en Bolivia llegó a contar con 50 personas civiles, policiales y militares, en más de 10 vehículos. El objetivo del gobierno de facto era encarcelar a los exministros asilados en la embajada.

El conflicto escaló al punto tal que Jeanine Áñez declaró “personas no gratas” a la embajadora de México y a diplomáticos españoles tras un confuso episodio con acusaciones cruzadas entre las cancillerías de Bolivia y México. El gobierno del Reino de España emitió un comunicado donde rechazó las acusaciones del gobierno de facto: “España rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos de Bolivia.

Para España, cualquier afirmación en este sentido constituye una calumnia dirigida a dañar nuestras relaciones bilaterales con falsas teorías conspiratorias”.

Hasta la Unión Europea, con quien el gobierno de facto se jactaba de reanudar las relaciones en contraposición a la política exterior de Evo Morales, rechazó la expulsión “extrema e inamistosa” de los diplomáticos españoles. Sin embargo, las declaraciones de los Iglesias arropa al exvicepresidente de Bolivia mientras el Gobierno normaliza la relación con el Ejecutivo interinofuncionarios del gobierno de facto fueron más lejos. Fernando López, ministro de Defensa, afirmó en una entrevista que el vicepresidente segundo de España Pablo Iglesias “representa el hilo conductor de la mafia terrorista sediciosa”.

La Fiscalía general llamó a declarar al vicepresidente de España Pablo Iglesias, al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y a los dirigentes políticos y reconocidos intelectuales Iñigo Errejón yJuan Carlos Monedero “para que puedan prestar su declaración informativa respecto a los hechos acontecidos el 27 de diciembre en la sede de la Embajada de México.”

Ya a mediados de enero de 2020, Jeanine Áñez recibió la visita de Mauricio Claver-Carone, ex Asesor Especial Presidencial para Asuntos del Hemisferio del Gobierno de Estados Unidos y actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Vine a este viaje a nombre del presidente (Donald) Trump para saludar y reconocer la labor de la presidenta (Jeanine) Áñez en este momento de transición y de optimismo para Bolivia”.

Un mes antes, Áñez había dialogado telefónicamente con el Secretario de Estado Mike Pompeo. Esa reunión, la materializó el 20 de Karen Longaric – Diario Digital Nuestro Paísenero Karen Longaric en Colombia junto a Pompeo. En territorio colombiano, la canciller de facto participó de la tercera Conferencia Ministerial de Lucha Contra el Terrorismo realizada en Bogotá. Para ese entonces, las elecciones estaban previstas para el 3 de mayo.

Al compás de la revinculación con Estados Unidos, que anunciaba el envío de un embajador a Bolivia, el gobierno de facto suspendía formalmente las relaciones diplomáticas con Cuba, algo que en la práctica se había consumado apenas establecido el golpe de Estado. “El Gobierno cubano de manera sistemática ha afectado la relación bilateral basada en el respeto mutuo, los principios de no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad soberana de los Estados”, sostuvieron desde cancillería desde la cancillería.

En paralelo, Karen Longaric estrechaba vínculos con Luis Almagro y la Organización de Estados Americanos (OEA), cuya Misión de Observación Electoral y su Secretario General se habían encargado denunciar un posible fraude horas después de la finalización de las elecciones de 2019. Almagro afirmó en la reunión del Consejo Permanente del 23 de enero que “el compromiso de la Secretaría General de la OEA con la democracia del Estado Plurinacional de Bolivia y de todos los países del hemisferio es absoluto”.

A cambio, el gobierno de facto devolvió este favor respaldando a Luis Almagro para ser reelecto como Secretario General: “La Organización de Estados Americanos, como foro político de las Américas, requiere mantener el liderazgo de alguien comprometido con los valores de la democracia representativa expresados en la Carta Democrática Interamericana”.karen longaric luis almagro OEA - NODAL

Unos días antes de la reunión del Consejo Permanente de la OEA, más precisamente el 20 de enero, el ministerio de Relaciones Exteriores anunció la suspensión de vínculos con la República Árabe Saharaui Democrática y el “fortalecimiento” de las relaciones diplomáticas con Marruecos. De esta manera, el gobierno de facto adoptó una “neutralidad constructiva” en base a las explicaciones proporcionadas por el Reino de Marruecos sobre la cuestión del Sahara Occidental.

Karen Longaric siguió recorriendo el camino de la amistad con Chile y el conflicto por la salida al mar y los derechos sobre el agua del Silala, afirmando que “ante el fracaso de la judicialización y mediatización del tema marítimo, Bolivia optará por el camino de la alta diplomacia y la negociación para resolver las diferencias”.

A pesar de haber reconducido las relaciones internacionales, el gobierno de facto tenía una cuenta pendiente: la vinculación con organismos financieros internacionales. El 17 de abril, Áñez acudió al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial por un crédito de 320 millones de dólares para atender el avance de la pandemia.

Ya el 5 de junio, con el argumento de ahorrar recursos y destinarlos para la lucha contra la Covid-19, Áñez ordenó cerrar las embajadas de Bolivia en Irán y Nicaragua. Sin embargo, la presidenta de facto sostuvo que “no tenemos nada contra esos países y pueblos nobles y hermanos que respetamos y son amigos”.

Días más tarde, como si no fuera suficiente el crédito de más de 300 millones que había solicitado al FMI y al Banco Mundial, el gobierno de facto solicitó un préstamo de 450 millones de dólares al BID y 350 millones de dólares al CAF-Banco de las Américas.

RTP Bolivia - Bolivia se une a la iniciativa... | FacebookA fines de agosto, cuando el gobierno de facto tenía fecha de vencimiento por la proximidad de la cita electoral, entre Estados Unidos y Bolivia se suscribió al Memorando de Entendimiento “América Crece” firmado por Karen Longaric y el Encargado de Negocios de EEUU Bruce Williamson con el objetivo de “fortalecer la Cooperación en materia de Energía, Infraestructura, Comercio y Digitalización”.

“Growth in the Americas”, su nombre original, es un instrumento que permite a las empresas privadas de capital estadounidense invertir en condiciones preferenciales en los países que suscriban esta iniciativa, con el gobierno de EEUU como nexo entre las empresas y los países latinoamericanos.

El 26 de agosto, un día después de la firma con Estados Unidos, Áñez propuso a Karen Longaric para la Secretaría General de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). “Mi candidatura propone la integración y el comercio como camino del desarrollo en la región”, sostuvo la canciller de facto.

También, ante la preocupación de las encuestas que daban ganador al candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Luis Arce, Longaric protestó por la “injerencia” Argentina en los comicios de octubre: “el Ministerio de Relaciones Exteriores debe velar por los derechos de los bolivianos en el exterior del país y entre ellos, el derecho a que nuestros compatriotas puedan ejercer el voto libre y democráticamente, sin embargo, la injerencia de funcionarios del gobierno argentino pone en duda la realización transparente de las elecciones bolivianas en Argentina”.

El 2 de septiembre, la canciller de facto anunció que haría una presentación formal ante la OEA y la ONU porque “hubo una violación al derecho internacional y a las cartas de la Naciones Unidas y de la OEA” para denunciar la “grave intromisión de autoridades argentinas de los asuntos internos nacionales”.Karen Longaric se despide de Aladi con críticas a Uruguay

Ya en el ocaso del gobierno de facto, con Áñez a punto de bajar su candidatura, Longaric desistió de su postulación a Aladi con críticas al organismo y a Uruguay. “Existe un pronunciado sesgo ideológico entre algunos Países Miembros, lo que contraviene al propio Estatuto de la ALADI y genera problemas de naturaleza irresoluble, cuando surgen situaciones que lindan con la intransigencia.

El Gobierno de Bolivia lamenta que el país sede, aprovechando de esa condición, intente por tercera vez volver a ocupar la Secretaría General con su propio candidato”.

El 23 de septiembre en la Asamblea General de la ONU, que se realizó de manera virtual por la pandemia, Jeanine Áñez hizo referencia a dos cuestiones referidas a la política internacional. En primer lugar, denunció “el acoso sistemático y abusivo que ejerce, desde Argentina, el gobierno kirchnerista, contra las instituciones y contra los valores republicanos en Bolivia…

Sepa el populismo kirchnerista que la nación boliviana no es propiedad privada de ninguna casta. Somos un pueblo soberano y respetable. Bolivia se respeta. La democracia boliviana se respeta. El pueblo boliviano se respeta”. En segundo lugar, se refirió  al tema marítimo: “Hago un llamado a la comunidad internacional para que, en estos nuevos tiempos, solucionemos por la vía de la negociación y el entendimiento fraternal, los problemas críticos y pendientes entre los estados, como la carencia de Bolivia de un acceso soberano al Océano Pacífico”.

Elecciones en Bolivia: ¿hay garantías para los resultados electorales? | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 01.10.2020El primer día de octubre, Karen Longaric se presentó ante el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica. Allí, la canciller agradeció el apoyo “trascendental” de la Unión Europea “en el proceso inicial de pacificación”. Además, su discurso estuvo basado en las acciones del gobierno anterior. En lo referente a relaciones internacionales, afirmó que “Evo Morales alineó la política exterior boliviana a la de regímenes autoritarios como la Venezuela de Maduro”.

Para cerrar su interlocución, Longaric agradeció y resaltó los valores europeos: “Europa, esa idea de integración y de paz, de respeto a los principios democráticos y al Estado de derecho, ya no es solo patrimonio de los europeos. Somos muchos en todo el mundo quienes vemos con admiración y esperanza lo que en Europa se construye, un proyecto perfectible, pero que se inspira en lo más alto del espíritu humano: el respeto a la dignidad humana y el deseo inquebrantable de democracia, paz y libertad. Nuevamente, en nombre de mis compatriotas, les agradezco”.

El 20 de octubre, en el marco del 50 período de sesiones de la Asamblea General de la OEA, la ministra de Relaciones Exteriores pidió “profundizar la cooperación regional, reforzar nuestros lazos comerciales y los mecanismos de integración regional, desde una lógica pragmática y desideologizada”.

Ya con el triunfo consumado del binomio Luis Arce-David Choquehuanca, el 5 de noviembre Karen Longaric participó del Consejo Permanente de la OEA. A pesar de que faltaban tres días para la asunción del nuevo presidente, la ministra de Relaciones Exteriores atacó a Evo Morales y al Grupo de Puebla: “Esperemos que Luis Arce escoja el camino de la conciliación y respeto al Estado de derecho frente al camino de odio y división que promueve Evo Morales y sus mentores del Grupo de Puebla”.FDRA {Noticias de Defensa/Defense News}: 2019-11-10

El último acto del ministerio dirigido por Longaric fue negar la invitación a la asunción del presidente electo al presidente de Venezuela Nicolás Maduro y al propio Evo Morales. A modo de despedida, la canciller se expresó en twitter un día antes de dejar el cargo: “La difícil situación política y social en Bolivia, y los ataques desde el exterior al proceso democrático marcaron el tiempo en el que estuve como Canciller.”

Ya como excanciller, Longaric participó junto a Álvaro Uribe y Luis Almagro en la sesión abierta “Los derechos humanos y la justicia a debate” de la Asociación Mundial de Juristas. Allí, afirmó que “existen algunos organismos que tienen una visión sesgada respecto al juzgamiento o apreciación de la violación de los Derechos Humanos”, mencionando a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y a la Organización de Naciones Unidas.

“Para ser sincera, yo no tengo mucha confianza en el sistema latinoamericano de Derechos Humanos. Si el pasado nos muestra algo de esta comisión es que ha estado profundamente ideologizada, es lo que hemos podido percibir desde mi país. En el caso actual que empieza un nuevo gobierno con antecedentes nada recomendables sobre el respeto a los derechos humanos, yo me pregunto cómo reaccionará la comunidad internacional y el sistema de derechos humanos cuando este nuevo gobierno de Bolivia inicie persecuciones políticas y utilice a la justicia como instrumento sancionador de la política”.

Al  asumir como ministra de Relaciones Exteriores, la canciller de facto tenía como objetivo “desideologizar” la política exterior boliviana. La veloz ruptura de relaciones con Cuba y Venezuela, la tensión permanente con los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández y el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos, Israel y Marruecos revierten la teoría de la “desideologización”.

Más aún, el ingreso al Grupo de Lima y Prosur, el acercamiento al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro y el alejamiento de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ratifican que el verdadero objetivo del gobierno de facto fue estrechar vínculos con los gobiernos de derecha de América Latina y volver a los lineamientos económicos, políticos y culturales dictados desde Estados Unidos.

Aunque la canciller Longaric quisiera negarlo, todas las acciones son ideológicas.

*Comunicador social, docente, redactor de Nodal.am, colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

El exterminio del Paraguay

Nicolás Centurión|

Llamarle guerra al hecho histórico, es un eufemismo y nos posiciona de entrada, levemente a favor de una historiografía afín a los poderes concentrados de esa época. Porque como siempre sucede, la historia la escriben los vencedores. Por eso no llamaremos a este conflicto armado como la Guerra de la Triple Alianza, sino como el exterminio del Paraguay.

La historiografía liberal abona la tesis de excesos del presidente de Paraguay Solano López y que, tácitamente, eso daría excusa para la invasión. Desde los que abogamos por la unidad latinoamericana de sus pueblos, la influencia del imperio británico fue determinante para el intento de exterminio del Paraguay.La guerra del Paraguay y la alianza contra los “perros ignorantes”

La participación de Uruguay en este conflicto es un capítulo de nuestra historia que se ha querido ocultar. Como esas historias familiares que todos conocen pero nadie comenta. Es una mancha indeleble que perdurará por el resto de los tiempos. Una página escrita en el libro de la conquista iniciada en 1492.

En 1863 Uruguay estaba trabado en un conflicto interno donde la divisa colorada pretendía arrebatarle el gobierno a Manuel Oribe de la divisa blanca a través de un golpe de Estado. Brasil, como el Imperio que era y presionado por los fazendeiros de Río Grande en obtener los campos de la Banda Oriental, decidió inmiscuirse en los asuntos internos del Uruguay.

El conflicto se desencadenó a finales de 1864, cuando el mariscal Solano López, presidente paraguayo de ese entonces, decidió otorgarle ayuda al gobierno del Uruguay de Manuel Oribe. Concretamente se solicitaba ir en ayuda de la defensa de Paysandú, zona que se encuentra lindante al río Uruguay al noroeste. Paysandú estaba en guerra civil contra el Partido Colorado y este era apoyado militarmente por Brasil. Solano López advirtió a los gobiernos de Brasil y Argentina que consideraría cualquier agresión al Uruguay “como atentatorio del equilibrio de los Estados del Plata”. El gobierno de Brasil hizo caso omiso a esta advertencia y envió a sus tropas a invadir territorio uruguayo en octubre de 1864.

Las alianzas quedaban configuradas de la siguiente manera, Colorados liderados por Venancio Flores junto con Brasil y Bartolomé Mitre de Argentina. Oribe era apoyado por Rosas y Solano López entendiendo que si Brasil se hacía con Uruguay en alianza con Argentina, la próxima víctima sería el propio Paraguay.

Efraín Alegre on Twitter: "En 1930, José Patricio Guggiari -un liberal- fue el primero que decretó el 1º de marzo (fecha en que asesinaron cobardemente al Mcal. López) como fecha patria yEl 12 de noviembre de 1864, en represalia por la invasión brasileña a Uruguay, el gobierno paraguayo se apoderó de un buque mercante brasileño y del gobernador de la provincia brasileña de Mato Grosso, dando inicio a la Guerra y declarándola al día siguiente. La primera etapa consistió en la invasión del Mato Grosso, en diciembre del mismo año, durante la cual fuerzas paraguayas ocuparon y saquearon gran parte de esa provincia.

El intento de exterminio total no prosperó, pero arrasar con el Paraguay de esa época fue un éxito para las potencias beligerantes. El imperio británico arrastró a Argentina y Brasil en esta empresa y estos a Uruguay, como último vagón del tren de la devastación. Catorce años atrás del comienzo de la guerra, falleció en Asunción nuestro prócer José Gervasio Artigas. Protector de los pueblos libres, Karay Guazú para los guaraníes. Es una especulación, una fantasía poder imaginar qué hubiera pasado con Artigas vivo a la hora del exterminio de la Triple Alianza. Las paradojas de la vida hicieron que Sarmiento, un promotor del exterminio paraguayo y argentino, acabara en suelo guaraní los últimos años de su vida.

El papel de Uruguay en esta guerra es el reflejo de su historia. Mirando de un lado al otro a dos enormes países que lo rodean. Meciéndose como una pequeña balsa en medio de dos corrientes continentales. Incluso Uruguay no tiene nombre, es una ubicación: es la República al Oriente del río Uruguay. Esa porción de tierra que formó parte de las provincias unidas del Río de la Plata, que fue invadida por el Brasil, que fue un capricho de los ingleses, “un algodón entre dos vidrios” y quizá lo más acertado sería llamarlo Lord Ponsombylandia. Pero nos desviamos del tema central.

“Argentina quería reconstruir el Virreinato del Río de la Plata, cuya capital era Buenos Aires y del cual el Paraguay había formado parte. Demandó anexar al Paraguay, pero el Brasil se opuso. Son puntos que se cambiaron en el Tratado“, explica el historiador paraguayo Jorge Rubiani.La cruel masacre infantil que dio origen al Día del Niño en Paraguay - Pluma de Río

Por su parte, Brasil quería libre acceso a sus ricas provincias del Mato Grosso, donde ya en 1633, en Cuiabá, se había encontrado oro. “Con un Paraguay que resultara mucho más adecuado a sus pretensiones tras la guerra, iba a tener más facilidades para fortalecer sus fronteras”, destaca.

Uno de los flagelos que azota a los pueblos de Nuestra América es el de la deuda externa. Con intereses de deuda que inauguraron un nuevo concepto de usura e imposiciones que condicionan el desarrollo nacional, los organismos multilaterales de crédito han erigido esta arquitectura financiera a nivel mundial como mecanismo neocolonial de explotación. Este fenómeno no es nuevo ni de post segunda guerra mundial. En ese entonces Brasil y Argentina tenían grandes deudas con los bancos ingleses y por ende, sus decisiones estaban condicionadas por esto. Por su parte, Paraguay no tenía ningún tipo de deuda y eso lo dejaba con un margen de acción sin estar supeditado a ningún interés financiero.

Fueron asesinados 700 mil paraguayos y paraguayas, varios de ellos niños y niñas combatiendo con lo que tenían al alcance de la mano contra ejércitos profesionales. Casi cien mil víctimas eran población civil. Incluso la contienda fue tan desigual que las tropas argentinas de Entre Ríos se negaron a intervenir en la guerra. Astilleros del norte de este país decidieron iniciar una huelga para no construir más barcos que sean usados en el exterminio. “Los agentes de la civilización” como irónicamente los llamó Alberdi, destruyeron a su paso todo tipo de maquinaria y avance tecnológico de la época: una de las primeras acerías de América Latina, los telégrafos, las vías del ferrocarril, etc.

No hay estimaciones exactas de las pérdidas. Lo que sí es claro, es que las consecuencias para el pueblo paraguayo subsisten hasta el día de hoy. El país perdió entre el 50 % y el 85 % de su población y quizá más del 90 % de su población masculina adulta. Cada cuatro mujeres vivía un hombre y en algunas regiones uno cada veinte mujeres. La barbarie a rostro descubierto en nombre de la civilización.

En 1949 George Orwell escribió su célebre libro “1984”, una novela distópica de futuro aciago para la humanidadLa guerra contra el Paraguay fue silenciada". Acuñó el término “neolengua” para referirse a un nuevo lenguaje, dentro de este el “doblepensar”. Según el autor esto significa “el poder, la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente, dos creencias contrarias albergadas a la vez en la mente.” En la novela se pueden encontrar frases como “la esclavitud es la libertad” y “la guerra es la paz”. Las tropas invasoras, un siglo antes, practicaban el doblepensar antes de que fuera concebido.

Paraguay perdió un cuarto de su territorio con consecuencias que se extienden hasta el presente. Todavía tiene la mayor desigualdad de propiedad de la tierra en el mundo: aproximadamente el 85% de la tierra agrícola está en manos de sólo el 2.5% de los propietarios, y los pequeños grupos de agricultores e indígenas se enfrentan a la falta de tierras. Al menos el 14% de la tierra paraguaya está en manos de los agricultores brasileños, un grupo que ejerce un enorme poder económico y político.

Las pérdidas que sufrieron los ejércitos vencedores terminaron siendo positivas para el proyecto civilizatorio que miraba de frente a Europa y quedaba de costas al centro de América Latina. Veinte mil soldados argentinos, cincuenta mil soldados brasileños y algunos pocos miles de uruguayos murieron en la fragua. Todos pobres, gauchos y/o esclavos. Se pretendió hacer una purga del Paraguay e indirectamente se eliminó a una población que era indeseada por las élites rioplatenses y brasileras.

Según el periodista brasilero Julio José Chiavenato en su libro «Genocidio americano: guerra de Paraguay» señala que varios militares reclamaban a sus superiores que la guerra ya estaba ganada. Una de estas figuras era el general Luís Alves de Lima e Silva, luego duque de Caxias, quien lideraba las tropas brasileñas en Paraguay y expresaba: «¿Cuánto tiempo, cuántos hombres, cuántas vidas y cuántos elementos y recursos necesitaremos para terminar la guerra, es decir, para convertir en humo y polvo a toda la población paraguaya, para matar hasta el feto en el vientre de la mujer?», reclamó al emperador de Brasil.

La saña fue tal que la alianza infame de Uruguay, Argentina y Brasil concertó finalizar su empresa solo cuando Francisco Solano Lopez fuera asesinado. Hecho que sucedió el primero de marzo de 1870.

El exterminio del Paraguay fue la primera guerra fotografiada en América Latina. Por ende, la primera muestra fotográfica de lo que son capaces de hacer las oligarquías locales, que la tiranía no sabe de fronteras, como así tampoco la solidaridad entre los pueblos. Fotografías de una película que aún se sigue rodando y pariendo engendros que socavan la dignidad popular. Recordar el exterminio del Paraguay es rescatar uno de los peores capítulos de nuestra historia, para no repetirla y poder forjar nuestro destino con la liberación e independencia como horizonte común. Porque todavía queda mucha vida por rodar.

 

 *  Analista uruguayo asociado al Centro Latinoamericano de Análisis estratégico (CLAE, estrategia.la) y miembro de la Red Internacional de Cátedras, Instituciones y Personalidades sobre el Estudio de la Deuda Pública (RICDP).

La herencia cultural de Cusco está en riesgo por la construcción de un hotel

Pau García Solbes|

Desde los miradores de Cusco, en Perú, la antigua capital de los incas ofrece una postal de casas coloniales levantadas sobre muros prehispánicos, una armonía rota con la construcción inacabada de un moderno y lujoso hotel que pone en peligro este patrimonio de la humanidad.

Los muros prehispánicos, así como las demás construcciones de los incas, son la memoria histórica del pueblo. De ahí se entiende que los daños ocasionados por la construcción de un hotel en la ciudad se entienda como una amenaza a la identidad e historia de sus descendientes. Hotel Sheraton Cusco

Hace ya seis años que las obras del hotel Four Points de la cadena Sheraton son motivo de una ardua batalla legal en Cusco para evitar dañar el patrimonio de la ciudad y dejar un precedente para que no vuelva a repetirse. Actualmente, la obra, que ya había retirado restos arqueológicos de la época inca y había construido más alturas de las permitidas, está paralizada.

Desde cualquier punto elevado de la ciudad puede divisarse el esqueleto del edificio, un cúmulo de pilares y vigas de hormigón, con hierros a la intemperie, que resultan siendo una gran nota discordante con el resto de la arquitectura colonial y republicana de la antigua urbe.

Este es uno de los ejemplos más emblemáticos de presunta corrupción inmobiliaria en Cusco, pues las obras comenzaron en 2014 gracias a que el alcalde Luis Flores García, dos días antes de culminar sus funciones, dio los permisos para que el hotel tuviese hasta siete pisos. Esto, en un barrio de casonas coloniales donde el máximo permitido es de dos. Esto rompió el perfil de Cusco, la capital turística de Perú, que es una escala obligatoria para visitar la ciudadela inca de Machu Picchu y cuyo encanto reside en el alto grado de preservación de la mezcla de los elementos prehispánicos con los coloniales.

Andenes incas afectados

El patrimonio de la humanidad de Cusco, en jaque por un moderno y polémico hotelDurante la construcción del hotel, ubicado en las faldas del cerro, donde se encuentra la fortaleza de Sacsayhuamán, se retiraron cinco filas de andenes incas, aunque la empresa dice que solo fue uno, y se excavaron dos sótanos, cuando las normas municipales no permiten construcciones subterráneas. En esos trabajos se hallaron hasta cinco entierros prehispánicos y se perturbaron canales incas que conducían el agua del río Saphi, una de las fuentes que abastecía a la capital del imperio incaico.

”Da dolor al ver cómo se está destruyendo parte de nuestra memoria histórica”, aseguró la abogada Tika Luizar, presidenta de la Comisión de Juristas contra la Corrupción de Cusco, asociación que ha logrado una sentencia histórica para que se derribe la obra y se restituyan los restos arqueológicos.

La sentencia emitida en segunda instancia está vigente desde finales del año pasado, pero se encuentra pendiente de ejecución por parte de la Dirección Desconcentrada del Ministerio de Cultura, cuyo director, Fredy Escobar, se muestra en las últimas semanas reacio a acatar el fallo judicial.

Daño irreversible

”El daño es irreversible. No puedo sacar piedras de donde sea y hacer la pantomima de restablecer un muro antiguo”, dijo Escobar en octubre. No obstante, el comité peruano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), entidad especializada y asesora de la Unesco en temas de patrimonio mundial, ya advirtió el año pasado que el caso de este hotel puede llevar a Cusco a perder su calificación de patrimonio de la humanidad, título que ostenta desde 1983.El patrimonio de la humanidad de Cusco, en jaque por un moderno y polémico hotel

El Icomos, contrario desde un comienzo a la construcción de este hotel, consideró que la sentencia que busca demolerlo es un “antecedente ineludible”. ”(La actitud de Escobar) es una abierta resistencia al cumplimiento de un mandato judicial”, aseguró Luizar, cuyo grupo de abogados ya ha solicitado una audiencia judicial para demandar que se ejecute la sentencia, con presencia de representantes de la Unesco.

”Esto no se puede permitir. Vemos que el caso no es solo de interés nacional, sino también mundial, pues se trata del patrimonio cultural de la humanidad. Si es necesario, acudiremos a los fueros internacionales para que esta sentencia sea ejecutada”, enfatizó.

Memoria histórica

Para la abogada, la petición de demoler la obra “no es un capricho”, pues los restos arqueológicos que se removieron “representan la memoria de los antepasados”. ”Se trata de la memoria histórica. Es parte de la sangre que corre por nuestras venas, es nuestra identidad, es lo que somos. Mucha gente dirá que son huesos lo que había allí, pero es parte de nuestra historia, y en cada uno de ellos hay mucha información para conocer la forma de vida y características de nuestros antepasados”, añadió Luizar.

Hasta ahora no se ha abierto juicio contra ninguno de los funcionarios que dieron luz verde a la construcción, e incluso el año pasado se generó una gran polémica cuando el Ministerio de Cultura anuló una multa de 4.6 millones de soles (1.26 millones de dólares) impuesta a la inmobiliaria a cargo de la obra. ”Al día de hoy ya ha prescrito la facultad del Estado para sancionar a los responsables y corremos el peligro de que también el proceso penal quede en nada”, apuntó Luizar, quien recordó que tienen el apoyo de la población de Cusco.

”Son más de 70 fhttps://lamula.pe/media/uploads/t/ceaf4ad8fb4984f0e3c6b68ebef435e2.jpguncionarios los que están siendo investigados, pero la Fiscalía no agiliza el procedimiento”, lamentó la abogada, quien considera improbable que las autoridades regionales del Ministerio de Cultura no estuviesen enteradas desde el inicio del caso, pues tienen una oficina justo en frente de la obra.

Lucha contra el poder económico

”Es una lucha bien complicada porque es contra un poder económico fuerte, con intereses fuertes por una inversión significativa que se ha hecho, pero por encima de eso hay un derecho que no se puede cuantificar en dinero: el de la identidad cultural. Eso nos mantiene firmes para seguir adelante”, concluyó Luizar.

Por su parte, el abogado Heraclio Zereceda, también miembro de la Comisión de Juristas contra la Corrupción de Cusco, aseguró que los funcionarios del Ministerio de Cultura “se están cubriendo” unos a otros “porque muchos están comprometidos y algunos siguen trabajando allí”. Zereceda está dispuesto incluso a llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para exigir la demolición de la obra y la restitución de las construcciones incas que existían antes en ese lugar.

De quedar impune, este caso puede ser un peligroso precedente para que Cusco pierda su tradicional entramado y aspecto urbano, que es uno de los principales atractivos como capital turística y cultural de Perú, que anualmente atrae a millones de visitantes.

Brasil: Decepción del PT, fracaso de Bolsonaro y las izquierdas, excelente para la derecha

Juraima Almeida-Aram Aharonian|

La primera vuelta de las elecciones municipales en Brasil fue decepcionante para el Partido de los Trabajadores (PT), que cayó 32,3% en comparación con los comicios de 2016, malo para las huestes del presidente Jair Bolsonaro y también para las izquierdas en términos generales, pero excelente para los centroderechistas.  Bolsonaro salió debilitado, pero por demérito propio (no por mérito de la izquierda), lo que puede cambiar un poco con la segunda vuelta si la izquierda se impone en varias ciudades importantes. Pero ese no es el escenario más posible. La atención mayor recae hoy sobre la centroderecha.Elecciones municipales en Brasil

El PT  pasó de 257 alcaldías cuatro años atrás, a 174 y no eligió ningún alcalde en las 96 mayores ciudades del país. Los principales candidatos de Bolsonaro y la ultraderecha  no fueron electos en la primera vuelta o apenas lograron pasaje para el balotaje, incluso con muchas dificultades.

Incluso con el buen desempeño de Guilherme Boulos (PSOL), en São Paulo, y con el pase de Manuela D’Ávila (PCdoB) a la segunda ronda en Porto Alegre, el escenario no parece bueno para ninguno de ellos, ya que no parten como favoritos. En Sao Paulo es evidente que el PT –que obvió la candidatura de Fernando Haddad- perdió frente al PSOL, y presencia el protagonismo del líder de los sintecho en la ciudad más populosa del Brasil.

Entre los diez partidos que eligieron más alcaldes, solo dos son de izquierda: PDT e PSB (en la séptima y octava posición), mientras el MDB, PP, PSD, PSDB, DEM e PL, juntos, conquistaron el 59,91% de todas las alcaldías. Son los fríos números de los que cada uno, saca sus conclusiones.

Distribución por partidos.

Son 26 las ciudades capitales de Estado, pero como en Amapá la votación no pudo realizarse porque se cortó la luz, quedaron 25. La dispersión de partidos progresistas, socialistas y patriótico-populares favoreció a los candidatos de la derecha y de la oligarquía. Los partidos que pueden «celebrar» victorias son cuatro: PT (el más grande, marxista con corrientes progresistas, trosquistas y también socialdemócratas), PSOL, PCdoB y PDT (nacionalista-popular).

Los candidatos a alcalde del Partido de los Trabajadores (PT) pasan a segunda vuelta en Vitória y Recife con excelentes votaciones. En la primera, Joao Coser obtuvo 21% versus el 30% del candidato derechista. En Recife el voto progresista se dividió entre Marilia Arraes del PT con 27% y Joao Campos del Partido Socialista (PSB), con 29%.

Manuela D´Ávila y Guilherme Boulos

En Sao Paulo el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) obtuvo más de 20% con su excandidato presidencial Guilherrme Boulos, contra el 32,5% del alcalde de «derecha» que iba por la reelección. Ambos pasaron a segunda vuelta. El tercer lugar fue para otra candidatura de «izquierda», ya que el PSB no quiso apoyar a Boulos y le quitó el 13% de los votos. Es posible pero muy difícil que Boulos gane la segunda vuelta.

La izquierda tiene tres capitales estadales «muy probables» de ganar -Aracajú y Fortaleza para el Partido Democrático Trabalhista (PDT), heredero del nacionalismo popular histórico de Getúlio Vargas, y Belém para el PSOL-, y otras cinco posibles en la segunda vuelta. El resto de las otras 19 capitales estadales fueron ganadas por fuerzas reaccionarias en primera vuelta, o se disputarán entre dos fuerzas reaccionarias en segunda vuelta.

En Aracajú Edvaldo Nogueira arrasó con el 45% y quedó a poco de ganar en primera vuelta, contra apenas el 21% de su más cercano competidor. En Fortaleza José Sarto se impuso con 35% versus 33% del candidato reaccionario. En Belém el candidato del PSOL, Edmilson Rodríguez, pasó a segunda vuelta con todas las de ganar, al obtener 34% versus el 23% de su perseguidor de derecha.

El Partido Comunista (PCdoB) se enfocó en la campaña de su excandidata a vicepresidenta Manuela D’Ávila por la alcaldía de Porto Alegre, pasando a segunda vuelta con el 29% contra el 31% del candidato de la oligarquía. Si remonta tendrá la alcaldía de ese importante puerto clave del sur brasileño.

Los partidos derechistas que quedan mejor posicionados en las capitales estadales son los tradicionales MDB, PSDB, PSD, DEM y PP, en ese orden, aquellos viejos partidos burgueses que alguna vez estuvieron aliados con Getúlio Vargas o Lula/Dilma pero que luego los traicionaron (Michel Temer del MDB era vice de Dilma y la derrocó).Brasileños ignoran a candidatos de Bolsonaro en elección | Independent Español

A los partidos explícitamente bolsonaristas (REP, POD, etc), no les fue bien tampoco. No consiguieron armar una base electoral lo suficientemente fuerte para enfrentar a las maquinarias de los partidos tradicionales, por lo que no ganaron ninguna capital estadal.

La evaluación general de la elección es mala para el campo popular, porque el ascenso de Michel Temer y sus oligopolios no es mejor para el país que el fascismo de Bolsonaro y los suyos. Lo inquietante es que la «izquierda» brasileña no logra llegar a la mayoría del pueblo y se mantiene en sus reductos históricos, quizá por ideologismo, o  por haber perdido la disputa por el concepto de «seguridad» y orden público en un país lleno de criminalidad, concepto que es cooptado por las fuerzas reaccionarias.

Los partidos de izquierda con historia electoral (PT, PSOL, PCdoB, PSTU, UP, PCO, PCB) sumaron poco menos de 10 millones y medio de votos, sobre un total de más de 102 millones de sufragios válidos: cerca del 10% de los electores votó candidaturas del núcleo duro de la izquierda.

Los partidos que son parte del núcleo duro y que apoyaron colectivamente el impeachment (juicio político) a Bolsonaro (PSB, PDT, PROS, Rede, Partido Verde), lograron 13 millones de votos para sus candidaturas. Sumados izquierda y centroizquierda totalizaron 23,4 millones de votos, 23% de los sufragios válidos.

O sea, que unos 77 millones de personas (77% de los votos válidos) fueron para partidos y candidatos de la derecha y ultraderecha.

En la mayoría de las ciudades, lamentablemente, los candidatos de izquierda no utilizaron sus campañas para nacionalizar la disputa, señala un documento interno del PT. Se trató no solo de un error político sino también de un equívoco electoral no aprovechar la reacción que el gobierno de Bolsonaro recibe en muchas ciudades,

El desgaste del bolsonarismo no fue –fundamentalmente- resultado de una crítica proveniente de la izquierda. ¿Hay tiempo para corregir este error político-estratégico?

La derecha

Brasil se había constituido en un laboratorio mundial para un nuevo tipo de extrema derecha. No se trata sólo de una nueva hegemonía de poder sino de un proyecto de cambio de la sociedad, de una revolución cultural conservadora, donde Jair Bolsonaro, con el apoyo de Donald Trump, representaba un proyecto transitorio, con claras tendencias fascistas.

Pierden candidatos de Bolsonaro en elecciones municipales de Brasil - Mundo - La JornadaEl papel de Bolsonaro en este juego de poder pareciera ser el de distractor del modelo final que se quiere imponer. Con estas municipales y en medio de una puja de poderes donde se entremezclan disputas entre sectores militares, grupos empresariales, la iglesia evangélica e incluso la Corte Suprema de Justicia, demostró que es descartable.

Ya existen milicias armadas de derecha, con el plan de “ucranizar” el país (término que ellos utilizan), ante la imposibilidad de gobernar Brasil, en la tentativa de lograr un cambio radical a través de un golpe de Estado o un cogobierno con las milicias. La estructura se desarrolla desde las redes sociales (youtube, whatsapp, twitter), donde los hijos de Bolsonaro tuvieron el control del llamado “gabinete del terror”.

En estas elecciones municipales, dentro de la derecha merece destacarse el fortalecimiento de DEM (Demócratas, ex Partido del Frente Liberal), que en 2016 eligió 272 alcaldes y este año alcanzó los 450. El DEM tiene con Rodrigo Maia la presidencia de Diputados y con Davi Alcolumbre la del Senado, además de comandar los ministerios de Agricultura y Ciudadanía.

Junto al crecimiento de DEM se da la caída de los “tucanos” del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que a pesar de lograr la mayor cantidad de alcaldes en las principales ciudades,  apenas mantuvo 486 en 2020 contra las 805 de cuatro años antes.

En 2018, la Operação Lava-Jato masacró el centro político y Geraldo Alckmin, tuvo el peor desempeño de un candidato tucano a la Presidencia desde 1994, al obtener menos de 5% de los votos válidos. Ahora, el mensaje centroderechista de las urnas, posibilita que retome protagonismo en 2022.

Este éxito seguramente reforzará la dependencia del Bolsonaro de los partidos que integran, en el Parlamento, el llamado Centrão.El hombre clave de las reformas en Brasil apunta a la presidencia | Perfil Pero nada habla de una buena alquimia entre DEM y el PSDB, mientras Rodrigo Maia conversa con Luciano Huck, empresario, presentador televisivo de la red O Globo y potencial candidato a la presidencia, quien trabaja en la conformación de grupos políticos financiados por empresarios para renovar los cuadros de representación del llamado centro liberal.

Hay candidaturas vinculadas y defensoras del bolsonarismo en varios partidos políticos, ante la incapacidad de Bolsonaro de delinear una táctica nacional unitaria. Pero también, fue que varios candidatos de la derecha y ultraderecha se abstuvieron de vincularse explícitamente al presidente, aun estando orgánicamente e ideológicamente sintonizados con el régimen.

Los partidos tradicionales de la derecha (MDB, DEM, PSDB, PSD, PP y similares) lograron el mayor número de alcaldes y alcaldesas, de concejales y concejalas y, obviamente, el mayor número de votos. El MDB –fundado en la dictadura militar-  y el PSDB perdieron un gran número de votos, mientras el  DEM, el Partido Progresistas (PP, ex Alianza Renovadora Nacional, ARENA) y el Partido Social Democrático (PSD) crecieron.

La izquierda… y los números

En un Brasil jaqueado por el coronavirus, la crisis económica, social y sanitaria, y gobernado por el ultraderechista Jair Bolsonaro y su cohorte de militares y grandes empresarios bendecidos por Washington, el abanico progresista se mostró fraccionado en la antesala de las presidenciales de 2022.

“No hay unidad en la izquierda. Cada uno va a la suya”, según Carlos Siqueira, presidente del Partido Socialista Brasileño (PSB), sintetizando el  intento frustrado de seis partidos de unificar los discursos en contra de Bolsonaro  en las municipales. “Tenemos convergencias de pensamientos, pero con relación a la disputa electoral, no conseguimos unirnos”, apuntó Luciana Santos, presidenta del PCdoB.

Entre los motivos que impidieron forjar esa alianza contra Bolsonaro fueron el desinterés del PT de renunciar a su hegemonía en la oposición, las disputas políticas internas en cada municipio y la preocupación de las formaciones más pequeñas por tener una base de apoyo propia para las legislativas de 2022, cuando aumentará el mínimo de votos necesarios para seguir existiendo como partido.

Es que sólo recibirán financiación pública y publicidad gratuita aquellos que consigan un 2% de los votos válidos a nivel nacional en un tercio de los Estados, con un mínimo del 1% en cada uno, o consigan al menos 11 diputados distribuidos en nueve Estados.

Del total de los votos de la izquierda y centroizquierda en las municipales del domingo 15, el PT obtuvo casi 7 millones de sufragios (66% del total), el PSOL tuvo 2.236.273 (21%), el PCdoB 1.184.609 (11%) y los demás partidos, sumados, se quedaron con cerca del tres por ciento de los votos. El PT logró en primera vuelta 174 alcaldías, el PSOL cuatro y el PCdoB 45.

De las 57 en disputa para la segunda vuelta, el PT disputará 15, el PCdoB Porto Alegre y el PSOL dos, Belén y Sao Paulo.

Para los analistas internos del PT, la evaluación del exministro de Justicia Sergio Moro y por los medios hegemónicos (y también progresistas), sobre el surgimiento de una izquierda alternativa al PT no encuentra su justificación al menos en los números de la primera vuelta, lo que no significa que el partido de Lula no enfrente grandes problemas.Elecciones municipales en Brasil, ensayo para las presidenciales - 12/11/2020 - EL PAÍS Uruguay

El problema es mayor: la reducción de los votos de la izquierda. En 2012  el PT, el PSOL y el PCdoB conquistaron –sumados- 21.688.830 votos; en 2016 bajaron a 10.883.557 y en este 2020 los tres partidos apenas sumaron 10.392.018 votos. O sea, no hubo transferencia de votos del PT hacia otros partidos progresistas.

Obviamente, la renovación de la izquierda no pasa (sólo) por los procesos electorales, sino de la movilización social, la claridad ideológica, el trabajo de y con las bases y los millones de desempleados, también.

Ahora, queda esperar las sorpresas que pueda deparar la segunda vuelta del domingo 29 de noviembre.

*Almeida es investigadora brasileña, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico. Aharonian es periodista y comunicólogo uruguayo, fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la).

Coincidencias de Lacalle y Fernández, divergencia de Uruguay y Argentina

Luvis Pareja|

 

“Un asado de camaradería”:  Así calificó el canciller uruguayo Francisco Bustillo el encuentro que en la tarde de este jueves mantuvo su presidente Luis Lacalle Pou con su par argentino, Alberto Fernández, la primera reunión personal entre ambos desde que el derechista uruguayo asumió la presidencia, hace ocho meses. Sin duda, hay muchas diferencias ideológicas y políticas entre ambos presidentes, que gobiernan países vecinos con relaciones bilaterales inevitablemente intensas.

Ambos presidentes tienen perspectivas diferentes del mundo: el argentino se dice progresista y se siente cómodo en el Frente Amplio, mientras que su colega uruguayo ocupa un lugar protagónico en la derecha de América Latina, en la línea de Mauricio Macri.

Donald Trump y su agenda regional, la situación en Venezuela, la crisis institucional en Bolivia, el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la elección de Mauricio Claver como titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), terminaron por abrir una grieta diplomática entre los mandatarios de la región.

Ésta amenazaba ampliarse entre las dos naciones rioplatenses, ante la insistencia de Uruguay –en especial de su canciller Bustillo, ex embajador en España- de aceptar las condiciones europeas para un tratado de libre comercio Uruguay-UE. Fernández y Lacalle sumieron que esa distancia en la relación bilateral le quitaba peso geopolítico a la Argentina, Uruguay y el Mercosur, explican los analistas.

Relaciones personales a veces ayudan

Fernández es amigo de Bustillo, que fue embajador en Buenos Aires cuando él se desempeñaba como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. En la campaña electoral del año pasado, cuando Fernández viajó a Madrid se hospedó en la residencia que ocupaba Bustillo como embajador uruguayo.

Bustillo comentó que hicieron un repaso de la situación del Mercosur, con su acuerdo comercial con la Unión Europea en el limbo, y las relaciones con Estados Unidos y con China. Lacalle puso como una prioridad  la apertura con otros países, punto en el que coincide con Jair Bolsonaro, quien se llevó más de un tramo del encuentro en Colonia. También hablaron de la navegabilidad de los ríos Uruguay y Paraná, que figuran siempre dentro de las preocupaciones uruguayas en la relación bilateral.Quién es Francisco Bustillo, el nuevo canciller uruguayo amigo de Alberto Fernández | El Cronista

Días atrás, Bustillo y Fernández se reencontraron en la asunción de Luis Arce en Bolivia y terminaron de cerrar el almuerzo. Quien estaba al tanto de estas conversaciones era el embajador argentino en Montevideo, Alberto Iribarne, otro amigo personal de Fernández que participó del encuentro. Como muestra de que no se trató de una reunión de trabajo no viajó el canciller Felipe Solá. «Estábamos al tanto del encuentro pero era reservado», comentaron  en Cancillería.

Ambos presidentes coincidieron en la necesidad de buscar una agenda común para el Mercosur, tras las diferencias internas causadas por el alineamiento de Brasil, Paraguay y Uruguay con Donald Trump en las crisis de Venezuela, Bolivia y la elección de un funcionario estadounidense como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Una tarea conjunta será encontrar un punto de contacto en el Mercosur, que sufre el zigzag constante del ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien rechaza el Acuerdo de Cambio Climático de París y su política exterior se había plegado a la de Trump.

Pero también la ventana geopolítica que se abre con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, quien plantea posiciones más diplomáticas que las de Trump con Venezuela y Cuba, por ejemplo. Sus asesores en América Latina han dejado trascender que busca una agenda común regional con el Mercosur, la OEA y el BID.

Tras ese objetivo de política exterior es posible que Alberto Fernández y Biden conversen en los próximos días para después desembocar en un cónclave que se haría en el Salón Oval de la Casa Blanca, señala el portal argentino Infobae.

Celac sí, Unasur no

Los mandatarios rioplatenses coincidieron en la necesidad de fortalecer la unidad regional a través de organismos como la Comunidad de Estados de América Latina y El Caribe (Celac), que hoy presidente el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador, de excelentes vínculos con Fernández.

«Creemos que hay que trabajar juntos para que la región vuelva a unirse, respetando la diversidad ideológica y haciéndonos fuertes en un mundo que se globaliza», comentó luego Fernández.

En cambio, no hablaron de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) que Fernández quiere relanzar, especialmente luego del triunfo del Movimiento Al Socialismo (MAS)  en Bolivia y el que se espera del correísmo en febrero en Ecuador.

La orientación de Unasur, de coordinación política exclusivamente entre los países sudamericanos, sin injerencia de Washington, no entusiasma a Lacalle Pou, aunque ambos coincidieron en que el posicionamiento respecto al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela no puede seguir funcionando como parteaguas en la región.

Todo muy bien, pero…

En octubre, el ex presidente uruguayo José Mujica había asegurado que Lacalle Pou no estaba consiguiendo dialogar con Fernández, “por las medidas cacareadas en el momento de crisis en Argentina para que vengan inversores desde allá y se instalen acá”. “Sé que el presidente uruguayo quiere conversar con el presidente argentino, y sé también que no le dan pelota, por lo menos por ahora”, dijo en su audición radial.

Bustillo dijo a la prensa que “nunca” hubo dificultades para que se encuentren ambos mandatarios, “más allá de alguna picardía política que algún actor en algún momento deslizó”. Agregó que desde ahora las cancillerías de ambos países deberán abordar las “distintas temáticas que hoy se conversaron y empezar a trabajar en los distintos instrumentos para ir avanzando en la relación”.

Bustillo logró una cumbre de Alberto y Lacalle Pou para bajar las tensionesAnte la prensa, Bustillo señaló que “no se habló de los aspectos sanitarios” sino que “se compartieron las experiencias”. Sostuvo que se habló “de todo, no quedó ningún tema por compartir y conversar”, pero “sin profundizar en ninguno”. Reiteró que lo importante era poder encontrarse “y compartir un asado”, e hizo énfasis en que fue un encuentro “de amigos” y no “de trabajo”.

Ante preguntas de periodistas, admitió que también se habló del río Uruguay –que separa ambos países- y la posible hidrovía, que quieren adelantar las empresas trasnacionales del agronegocio para sacar sus exportaciones.

Cuatro años antes, el entonces presidente Tabaré Vázquez también ofició de local para recibir por primera vez al mandatario argentino recientemente electo Mauricio Macri, quien este año contó en una entrevista con el canal TN que en aquel encuentro Vázquez le pidió “un par de minutos” para tratar de “resolver” varios problemas que habían estado trancados desde el gobierno de Cristina Fernández.

“Yo le dije ‘mire presidente, quiero pedirle disculpas por todo lo que pasó, tómelo como un enorme malentendido, los argentinos amamos a los uruguayos, son nuestros hermanos’”, dijo Macri. Luego, le comunicó que ya había firmado las leyes necesarias para resolver problemas como “el del canal Mitre y el de los puertos”, y aprobado resoluciones para habilitar “el laboratorio binacional” encargado de monitorear los efluentes de la planta pastera-celulósica de UPM.Argentina recurrirá a La Haya por el conflicto de la pastera UPM | Córdoba Times

Según Macri, Vázquez le respondió: “En dos minutos hemos resuelto una década de conflictos, pasemos al asado. Me ha hecho muy feliz, presidente”. Claro, son cuentos de Macri en su constante afán de desacreditar a la exmadataria Cristina Fernández de Kirchner, hoy vicepresidenta argentina.

Fernández fue dado de alta en la mañana de este jueves de una cuarentena que tuvo que cumplir desde que estuvo en contacto con un caso positivo de coronavirus , al acompañar a Evo Morales de regreso a Bolivia.

El portal de la Casa Rosada recogió palabras de Fernández: “Fue una muy buena reunión. Pudimos hablar distendidos sobre los problemas de la región en general y de Argentina y Uruguay en particular”. “Creemos que hay que trabajar juntos para que la región vuelva a unirse, respetando la diversidad ideológica y haciéndonos fuertes en un mundo que se globaliza. Estamos convencidos de que juntos podemos aportar mucho a este objetivo”, finalizó Fernández.

*Periodista uruguayo, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Sacha Samay, el soplo de vida de las mujeres sanadoras en la Amazonía

Varias autoras|

«Sacha Samay, aliento de vida en tiempos de pandemia» es una serie audiovisual documental creada y realizada en minga, en reunión y diálogo entre mujeres diversas, algunas profesoras y estudiantes de universidad, otras mujeres sabias, sanadoras, defensoras de las selvas. «…chocamos con esta pandemia y me asusté un poco porque decían que no hay nada de cura, pero yo aquí primeramente dije “Gracias a Dios que estoy viva, pero yo sé que no he de morir ni me ha de coger. Voy a tratar de preparar las medicinas para prevenir a mis hijos, a otros compañeros y amigas y hermanos”. -Ana Gualinga, kichwa de Sarayaku, 2020.

Samay es soplo, aliento, vitalidad que anima la vida. Samay es el poder no sólo de las personas sino también de animales, plantas, árboles, ríos, esteros, piedras, fibras, cerámica. Sacha es la selva cuya evapotranspiración produce humedad, limpia el aire, reproduce nubes que cuando chocan contra los Andes se vuelven agua. Sacha Samay son dos palabras kichwa que nos aproximan al poder que tiene la selva para restablecer los ciclos de la vida y curar, es la voluntad de resistir, de vivir, es la diversidad de la existencia que se produce y reproduce. La Amazonía es el hogar de los pueblos ancestrales. El COVID-19 afecta a esta respiración y a esta vida.Capítulo Uno "Contagios y Propagación"- Sacha Samay - YouTube

«Sacha Samay, aliento de vida en tiempos de pandemia» es una serie audiovisual documental creada y realizada en minga, en reunión y diálogo entre mujeres diversas, algunas profesoras y estudiantes de universidad, otras mujeres sabias, sanadoras, defensoras de las selvas. A lo largo de siete capítulos, reportamos y aprendemos del Samay o “voluntad de vida” de los pueblos ancestrales de la Amazonía de Ecuador durante la crisis de la pandemia, observamos cómo aquellas definiciones lejanas como “antropoceno” o para ser más precisas “capitaloceno” se vuelven reales cuando nos acercamos a la Amazonía.

Nunca deja de sorprendernos cómo el Estado y las transnacionales persisten en concebir a la selva en un saco sin fondo del cual extraer las materias primas para la producción de mercancías y para el provecho de pocos. Sabemos que la propagación de esta pandemia está íntimamente ligada al extractivismo, a la acelerada degradación de los ecosistemas, y al racismo ambiental que concentra y combina las crisis sanitaria, económica y política.

En Sacha Samay las mujeres hablamos del sostenimiento y de los cuidado colectivos, de la utilización de las plantas medicinales de la Selva Viviente. La docuserie busca romper los silencios y  registrar la persistencia del despojo de empresas petroleras, mineras, forestales, hidroeléctricas, durante la emergencia de la COVID-19. En este contexto, las mujeres de distintas nacionalidades amazónicas cuentan cómo enfrentan la pandemia, cómo se organizan, activan redes y entablan alianzas para sanar a  sus familiares y personas que buscan su ayuda.

Buscamos aportar a la visibilización y valoración de conocimientos de las mujeres indígenas y de sus  luchas anti-extractivas para el fortalecimiento del Samay mediante el uso de los recursos y dispositivos de comunicación. Nos trasladamos a otras realidades e intentamos en escucha empática para rearticular geografías y sobrevivir el aislamiento de la pandemia y el racismo. En el trayecto nacen nuevas preguntas sobre ¿qué queremos contar?, ¿por qué hacerlo?, ¿cómo mejorar los recursos? Todavía sin respuestas definitivas continuamos con lo que tenemos y nos inventamos una metodología emergente modesta e impura en lo tecnológico visual, pero claras en nuestros propósitos.

Aprender haciendo

Sacha Samay”: Mujeres indígenas frente a la pandemia y la ausencia del Estado - Pichincha UniversalNuestras primeras aspiraciones eran sostener el tejido afectivo, las relaciones de reciprocidad entre mujeres. Queríamos también aportar al quiebre de la desinformación, visibilizando la Amazonía como zona de vulnerabilidad sanitaria, pero también de amplio conocimiento sobre plantas medicinales.

Algunas de nosotras nos hemos adentrado en la Amazonía ya hace algunos años, como investigadoras, talleristas, haciendo tesis, acompañando la defensa de derechos humanos. Todas somos aprendices de las mujeres sabias de gran dignidad política que nos acogen en sus hogares, nos enseñan de la selva, de sus historias, de la vida.

La crisis y el aislamiento no nos detuvo en la reinvención de vínculos y metodologías. Nos convocamos para analizar el contexto, nos planteamos una pregunta de investigación ¿Cómo viven la pandemia las mujeres de pueblos originarios amazónicos? ¿Cómo nos mantenemos conectadas con nuestras amigas, nuestras co-investigadoras? ¿Cómo rompemos las brechas digitales? Nos propusimos una metodología inicial: elaborar la secuencia de los capítulos, los guiones, conseguir registros en el mundo digital y realizar otros nuevos.

Es así que una diversidad de voces, experiencias y habilidades se combinaron para lograr Sacha Samay: algunas comunicadoras aficionadas, otras poco familiarizadas con la producción audiovisual y una cineasta. Pese a nuestras desiguales experticias, pusimos en común la escucha atenta y la sensibilidad abierta.  Fueron largas horas de discusión sobre la secuencia de los capítulos, sobre definir en base al material recopilado ¿qué queremos contar? y ¿cómo hacerlo?

El desafío fue tramar durante la cotidianidad de la pandemia, acercarnos afectivamente desde la prolijidad y la ética etnográfica ante la voluntad de vida a contextos de intensos sufrimientos aunque los cuerpos estén distantes. El mundo digital abre las puertas a una amplia gama de registros y nosotras SACHA SAMAY VOL 4 - YouTubequeremos contar, o mejor dicho, facilitar que las mujeres de las nacionalidades amazónicas cuenten su historia. Nosotras somos un equipo de amplificación.

Las mujeres amazónicas indignadas buscan denunciar el abandono del Estado, los abusos de las empresas extractivas, la desinformación y el silencio de los medios de comunicación. Las mujeres sabias buscan compartir sus prácticas y sus conocimientos para la sanación cuya base es su fuerte conocimiento de ecosistemas de selva.

A través de Sacha Samay queremos que sus protagonistas reconozcan las situaciones que narran y también que se reconozcan a sí mismas, para que personas que no están familiarizadas sepan lo que ocurre en la Amazonía. Nancy Santi, Zoila Castillo, Sandra Tupuk, Yadira Sharupi, Ernestina Cerda, Ana Gualinga, Patricia Gualinga, Corina Montalvo, Rosita Aranda, Rosita Canelos, Nema Grefa, Nemonte Nenquimo -entre otras compañeras- compartieron sus palabras con nosotras de forma virtual, y varias grabaron videos, con sus propios celulares a partir de preguntas enviadas con anticipación. También nos permitieron usar material audiovisual que circula por redes sociales, lo que nos brindó la particularidad de sus miradas desde sus encuadres y sus propios dispositivos. Un par de las realizadoras pudieron hacer registros directos, acompañar y hacer entrevistas en campo, al encontrarse en Pastaza y Orellana, durante la pandemia. Nos tocó aprender haciendo junto a las compañeras amazónicas, experimentar y reinventar. Es por eso que decimos que la realización de Sacha Samay es un producto en transformación.

Ahora más que nunca es importante defender la selva

La pandemia de la COVID-19 ha desnudado las inequidades estructurales pre-existentes en todo el sistema mundo. Los estados tanto en el norte como en el sur global señalan poblaciones desechables: afrodescendientes, indígenas, migrantes, mujeres doblemente empobrecidas y racializadas, adultos mayores, niñas y niños con un limitado acceso a servicios de salud pública. La acumulación de vulnerabilidades incrementa el riesgo de contagio, de padecimiento y de muerte. La enfermedad no nos afecta de forma igual.

La pandemia expone la perpetuidad del despojo de los pueblos indígenas, la falta de insumos médicos, equipos de bioseguridad, equipamiento en unidades de cuidados intensivos, las limitadas condiciones de los hospitales públicos para tratar a pacientes en situaciones críticas. Las unidades de atención primaria de salud, más próximas a las comunidades indígenas son las que tienen mayores carencias.

La pandemia expone a un Estado codicioso y racista que se preocupa sólo por extraer recursos y obtener divisas pero al que no le duele la deforestación, los desbordamientos de los ríos, las inundaciones, la tala masiva de árboles, los efectos del cambio climático. Menos aún le importan las casi 300.000 personas embebidas en crudo por las roturas de los oleoductos transecuatoriano SOTE y OCP en mayo de 2020 en medio de la pandemia. La negligencia oficial no considera los informes geológicos y de impacto ambiental que desde hace años señalan a la construcción de estos oleoductos y de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair como factores de riesgo en zonas de alta sismicidad y suelos muy erosionables como estas. Las causas del recientes del derrumbe de la casacada de San Rafael y del derrame de crudo en los ríos Napo y Coca están allí. Resulta irónico pensar en las medidas de aislamiento y de bioseguridad cuando ni la empresas ni las autoridades han demostrado preocupación por los efectos de las aguas contaminadas.

Esta conjunción de discrímenes son resultado de un ejercicio necropolítico, un dejar morir a las poblaciones que se manifiesta en la ausencia de prevención, presupuestos y políticas interculturales para la salud. La política de muerte también se revela en la complicidad estatal, el estímulo a la expansión de las industrias extractivas, nacionales y multinacionales y los oídos sordos de jueces y ministros ante las exigencias de los pueblos indígenas ante los graves desastres que les vulneran. Ante todo esto, la COVID-19 ha significado para los pueblos ancestrales de la Amazonía de Ecuador la necesidad de reforzar sus estrategias de defensa territorial, de sobreviviencia. Para las mujeres indígenas en especial, esto ha significado redoblar su trabajo de atención, cuidado y sanación.

Mujeres sanadoras

Yachakkuna, curadoras o curadores, mujeres y hombres con poder, soplan el aliento de la vida en la cabeza de sus nietos, así les transmiten el Samay, la voluntad de vivir y seguir adelante. Las prácticas de curación en la Amazonía se basan en restablecer el balance de la relación entre los seres del mundo.

Las mujeres kichwa, shuar, achuar, waorani, sapara, shiwiar y de otros pueblos y nacionalidades indígenas recurren a la memoria de lo que les contaron sus abuelas y abuelos sobre las plantas y su uso ante otras epidemias, que en la historia que recuerdan fueron traspasadas por agentes colonialistas.

Mientras en el mundo las transnacionales farmacéuticas compiten por sacar al mercado una vacuna universal para la COVID-19, las mujeres de las nacionalidades amazónicas investigan, experimentan, recrean, reinventan los saberes curativos ancestrales, el uso de cortezas de árboles, raíces y hojas con las que se preparan bebidas medicinales, infusiones y vaporizaciones que aportan a detener y sobrevivir al contagio y a evitar las muertes. Los preparados sirven para fortalecer el organismo, para que los padecimientos no sean tan severos y para que las personas contagiadas puedan recuperarse.

La pandemia no sólo requiere medicinas, requiere también el cuidado amoroso de los enfermos, el cultivo de la chakra, la recolección de los frutos del bosque, la preparación de comida y medicinas. Esto implica la organización de los sistemas de reciprocidad de los ayllus, que están guiados por las mujeres, la práctica de un sistema de salud propio. De esta forma, Sacha Samay desafía las concepciones de salud y enfermedad apegadas a una cosmovisión científica conservadora.

Minkanakuy

Sacha Samay es el resultado de la persistencia, las alianzas y la flexibilidad, es decir, de formas de cooperar, ceder y adaptarnos a las circunstancias como modo de trabajo y compromiso político-investigativo. Sacha Samay es una forma de minkanakuy, o trabajo en solidaridad, de gestión de cuidados recíprocos, que nos convoca e interpela a no padecer una pandemia en aislamiento, a fortalecer las redes de apoyo, a propiciar encuentros.

La fuente es la diversidad, la escucha de advertencias y consejos sobre las consecuencias ante las rupturas de la reciprocidad entre ciclos y seres del planeta. La Amazonía es fuente de vida y las mujeres sostienen las vidas con su medicina y sus cuidados en medio de la emergencia sanitaria. Uno de los aprendizajes del Minkanakuy sobre el alivio de los padecimientos es comprender la utilidad del cuidado recíproco, la cooperación y ayuda mutua para sanar y para ser.

Mujeres como Rosita Canelos nos entregan reflexiones importantes: “ahora más que nunca es fundamental defender la selva porque alberga las plantas medicinales que salvan vidas. El extractivismo mata la selva, mata la vida”. Mantener la Selva Viviente, el Kawsak Sacha – propuesto por los pueblos kichwa amazónicos– permite el ejercicio del autogobierno de la salud y el vivir bien.

En nuestros diálogos con las mujeres sabias defensoras de la selva hemos comprendido que la pandemia ocurre porque el mundo está enfermo por el maltrato de la humanidad, hemos aprendido que el mundo necesita sanar y que mucho de la sanación viene de la selva. El esfuerzo por mantener la vida es el aprendizaje. Samay, o aliento, es la resistencia que mantiene con vida a los pueblos.

Autoras: Lisset Coba Mejía, Ivette Vallejo Real, Marisol Rodríguez Pérez, Natalia Valdivieso Katsner, Celeste Torres Soya,  Nathaly Saritama Fernández, Luz Elena Pinzón Sanabria, Renata Mantilla Vásconez. Fuente: https://wambra.ec/sacha-samay-soplo-de-vida-mujeres-sanadoras-amazonia/

La Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio estará lista en 2021

Gerardo Villagrán del Corral|

La Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio entrará en operaciones en 2021,  informó el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, quien presidió una reunión virtual con ministros y altos funcionarios. de Bolivia Ecuador, Argentina, Paraguay, Colombia El Salvador y el perú.

El pasado 9 de octubre, México y Argentina firmaron, en el marco de la Semana Mundial del Espacio de la Organización de Naciones Unidas, una declaración sobre la constitución de la Agencia Latinoamericana y del Caribe del Espacio. La Declaración sobre la Constitución de un Mecanismo Regional de Cooperación en el Ámbito Espacial representa “el primer paso para lograr la constitución de una Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio”, afirmó Ebrard. Imagen

Esta declaración es producto de los acuerdos logrados en el Encuentro Latinoamericano y Caribeño sobre el espacio, del pasado 2 de julio del 2020 y forma parte del Plan de Trabajo 2020 de México, en su presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), indicó.

México cree que el intercambio de conocimiento y la generación de capacidades en el campo de la ciencia y la tecnología “es fundamental para el desarrollo económico y social” además de fortalecer la integración y autonomía de la región, dijo Ebrard.

Ebrard insistió en la importancia de la Declaración, asegurando que “si América Latina y el Caribe no participa en la carrera espacial, muy probablemente vamos a tener cada vez más desventajas en materia científica y tecnológica que se traduce en debilidad e incapacidad para resolver los problemas que tenemos en materia de bienestar social”.

En el mismo sentido, confirmó que “sumados y cooperando podemos tener mejores resultados para nuestros pueblos […]. No es solo un ejercicio político de corto plazo, sino que podemos, efectivamente, abrir el camino, en conjunto con los países de América Latina y el Caribe, al progreso científico y tecnológico así como al bienestar para nuestros pueblos”.

El consenso de estos países hermanos brinda la oportunidad de mantener el compromiso a nivel político y dirigir los próximos pasos que harán de dicha agencia regional una realidad, concluyó.

Por su parte, el secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Jorge Arganis, señaló que la región ya no estará marginada de grandes proyectos como el regreso del hombre a la luna en 2024, y la exploración en el planeta Marte con vuelos no tripulados y tripulados. “Con el talento de nuestras juventudes científicas unidas, tendremos la capacidad para contribuir y aportar nuestro grano de arena”, añadió.

ImagenAseguró que con esta integración de naciones de Latinoamérica y el Caribe “podremos entonces construir conjuntamente satélites pequeños, medianos y grandes, compartir la infraestructura del segmento espacial, desarrollar estaciones terrenas y equipo terminal, con importantes economías de escala.”

La Declaración es producto de los acuerdos alcanzados en el Encuentro Latinoamericano y Caribeño del Espacio, celebrado el 2 de julio de 2020, como parte del primer punto del Plan de Trabajo de México en su calidad de Presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Tiene el propósito fundamental de promover la colaboración en materia de transferencia tecnológica para la elaboración de proyectos conjuntos, como la puesta en órbita del primer nano-satélite de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac-SAT). El consenso de estos países hermanos brinda la oportunidad de mantener el compromiso a nivel político y dirigir los próximos pasos que harán de dicha agencia regional una realidad.

El secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación de la República Argentina, Diego Hurtado, afirmó que el sector espacial es estratégico para su país, permitiendo y abriendo la participación de empresas.

Argentina posee cuatro satélites en órbita, dos geoestacionarios y dos de observación de la Tierra para la generación de imágenes y que en el presente se encuentran en desarrollo un lanzador o inyector satelital y un satélite oceánico, comentó Hurtado.

Los países expresaron su compromiso para invitar a las naciones de América Latina y el Caribe a que se adhieran a esta Declaración a fin de fortalecer el objetivo de constituir la agencia espacial.

 

* Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)